Piedad Audio /8 ⍟

TitleNombreAudio
Los Órganos de Malachai{Antes de que tomemos este camino juntos, es importante que entiendas una cosa sobre mí.

No me arrepiento de nada de lo que he hecho. Me dispuse a elevar a la humanidad del asqueroso lodo de su ignorancia mundana. Mi error no fue la aspiración, fue la ejecución.

Ahora tengo intenciones de corregir ese error.

En verdad, no estoy ayudándote, exiliado. Me estás ayudando a mí.

Así que, ¿ya encontraste esos órganos para mí?}{Antes de que tomemos este camino juntos, es importante que entiendas una cosa sobre mí.

No me arrepiento de nada de lo que he hecho. Me dispuse a elevar a la humanidad del asqueroso lodo de su ignorancia mundana. Mi error no fue la aspiración, fue la ejecución.

Ahora tengo intenciones de corregir ese error.

En verdad, no estoy ayudándote, exiliada. Me estás ayudando a mí.

Así que, ¿ya encontraste esos órganos para mí?}

Los Órganos de MalachaiHas recorrido un largo camino desde que nos conocimos en la prisión de Axiom. Estuve muy cerca de apagar tu llama allí mismo, hermana.

¡Pero míranos ahora! Trabajando juntas para destruir el más grande terror que Wraeclast haya conocido jamás. Si fuera del tipo sentimental, se me caería alguna lágrima.
El destino tiene un sentido del humor enfermizo, ¿no crees? Cuando te vi ese día en la Prisión de Axiom, en verdad creí que sería la última vez.

Y sin embargo aquí estamos, la puta y la niña maravilla, comprometiéndonos a un acto común que tendrá consecuencias durante siglos.
Recuerdo cuando nuestros caminos se cruzaron por primera vez en la Prisión de Axiom.

La lógica indicaba que tú, una niñita salvaje, debía morir bajo los puños sangrientos de Brutus. Has demostrado que la lógica se equivoca, una y otra vez.
Tú, mi campeón, me has causado más dolor que ningún otro hombre en la vida.

Y sin embargo, ¿sabes dónde se ha originado mi verdadera agonía? No en la violencia que infligiste sobre mí. Soy una niña grande. Puedo soportarlo. No, se originó en tener que ver a esos bellos ojos que tienes a través del abismo de creencias que nos separan.

Hasta ahora.
Así que dime, hereje, ¿tu Dios es compasivo? Dudo que incluso Él tenga espacio en su corazón divino para una pecadora tan inusualmente talentosa como yo.

Solo para que esto quede claro: no hago esto por Él de todas formas.
Cuando te conocí aquella vez en la Prisión de Axiom, creí que eras una montaña de músculo sin cerebro.

Estaba equivocada acerca de ti, Karui. Muy equivocada.
Desde el momento en que posé mis ojos en ti en Axiom aquel día, supe que eras especial.

Nunca antes había visto un balance tan perfecto de fisiología y taumaturgia, Muerte y Pesadilla.

Un asesino perfecto.







Los Órganos de Malachai¡Bien! Dos eliminados, queda uno.

¿Sabes? Antes de conocer a Malígaro, Shavronne y Doedre, en cierta forma los admiraba. Su trabajo, sus logros... ¡pura genialidad! Resulta que la genialidad se aprecia mejor desde lejos.

Así que, ¿qué te parece si quitamos a este último genio de nuestro alrededor?

Los Órganos de Malachai¡Trabajas rápido!

¿Sabes?, no fue cualquier "bicho raro de la pesadilla" el que creó esa monstruosa versión mía. La que muy amablemente eliminaste.

Los Tres Impíos se tomaron muchas molestias para que yo me viera... "justo así". No fueron amables para hacerlo tampoco.

Así que no hay necesidad de ser suave con los dos restantes. Tratemos amabilidad con amabilidad.

Los Tres ImpíosMalachai eligió a sus tres sirvientes más fieles para custodiar esos preciosos órganos. Sus Tres Impíos. El Inquisidor Malígaro, Shavronne de Umbra y Doedre Lengua Negra.

Si los libros de historia son precisos, el Alto Templario Voll quemó en la pira a Malígaro y a Doedre mientras viajaba para asediar Sarn. No tuvo que preocuparse por Shavronne. Brutus ya se había encargado de ella.

Y de todos modos, los esclavos de la pesadilla parecen haberse encadenado tan fuertemente a la vida como a la Bestia. Yo, por supuesto, soy una prueba viva de eso.

De cualquier modo, no te preocupes por ese pequeño detalle. Las cadenas se hicieron para romperse.

MalachaiMalachai sabía exactamente lo que hacía cuando creó el Rapto.

Su principal interés... entrar a la Bestia y tomar las riendas del poder verdadero. Y su segundo objetivo... incitar el cataclismo que erradicaría hasta las ideas de resistencia de esta tierra.

La Bestia es la fuente de toda taumaturgia, el único poder en este mundo que transforma "lo que es real" en "lo que imaginamos".

El mundo entero está ahora a merced de la visión de un hombre. No será el futuro que imaginé, y no será el futuro que tú imaginaste tampoco. Mientras él permanezca dentro del Núcleo Negro, la única imaginación que importa... es la de Malachai.

PesadillaEsta ya es la segunda vez que experimento una "pequeña muerte" contigo, Duelista. Esta vez fue el despertar brusco que necesitaba.

Cuando tuvimos nuestro "momento" allí en el Templo de Lunaris, una parte de mí desearía haber muerto a tus pies como se suponía. La niña pequeña en mí que evita la oscuridad, la grandeza.
Guarda esos instrumentos mortales que llevas, Sombra. No tengo deseos de poner a prueba mi longevidad, ni mi cordura, una tercera vez.

Cuando tuvimos nuestro "momento" allí en el Templo de Lunaris, una parte de mí desearía haber muerto a tus pies como se suponía. La niña pequeña en mí que evita la oscuridad, la grandeza.
Es la segunda vez que me bautizas con mi propia sangre, Templario. Así que créeme cuando te digo que ya he pasado por todas las revelaciones divinas que puedo soportar.

Cuando tuvimos nuestro "momento" allí en el Templo de Lunaris, una parte de mí desearía haber muerto a tus pies como se suponía. La niña pequeña en mí que evita la oscuridad, la grandeza.
Esta es la segunda vez que te he subestimado, hermana. Es la segunda vez en que tus talentos han demostrado que exceden incluso a los míos. Así que parece que tú serás quien termine lo que tan ciegamente comencé.

Cuando tuvimos nuestro "momento" allí en el Templo de Lunaris, una parte de mí desearía haber muerto a tus pies como se suponía. La niña pequeña en mí que evita la oscuridad, la grandeza.
Llega un momento en que lo único que nos queda es la fuerza bruta. Has demostrado tu valía ya dos veces ante mí, Karui. Es tiempo de que la demuestres ante Wraeclast.

Cuando tuvimos nuestro "momento" allí en el Templo de Lunaris, una parte de mí desearía haber muerto a tus pies como se suponía. La niña pequeña en mí que evita la oscuridad, la grandeza.
Escucha con atención, Cazadora, porque no volverás a escuchar esto de mí: tenías razón y yo no.

Cuando tuvimos nuestro "momento" allí en el Templo de Lunaris, una parte de mí desearía haber muerto a tus pies como se suponía. La niña pequeña en mí que evita la oscuridad, la grandeza.
Siempre me dijeron que respete a mis "superiores". Nunca consideré escuchar ese consejo... hasta que te conocí.

Cuando tuvimos nuestro "momento" allí en el Templo de Lunaris, una parte de mí desearía haber muerto a tus pies como se suponía. La niña pequeña en mí que evita la oscuridad, la grandeza.







MalachaiFue Malachai quien se acercó a mí, quien me envolvió en la Pesadilla... quien me hizo su esclava.

Me ha mostrado grandeza más allá de la imaginación, tanta que creí que mi mente estallaría bajo su peso. Y aunque mi mente permanece intacta, mis sueños no fueron tan afortunados.

Malachai está en el núcleo negro de la Bestia ahora mismo, apoderándose de todo lo que la Bestia es y será. Destruirá este mundo y lo reforjará en la divina imagen de la Pesadilla.

Y más allá de lo poderoso que se ha vuelto Malachai, no es ni inalcanzable ni invulnerable. Ha sacrificado mucho para convertirse en el principal servidor de la Bestia, tanto en cuerpo como en espíritu, y sin embargo aún quedan tres órganos vitales.

Su corazón, sus pulmones y entrañas, recuerdos de una humanidad perdida. Serán nuestros boletos hacia el pequeño espectáculo privado de Malachai.

Aventúrate más profundo, a las profundidades del matadero de la pesadilla. Te seguiré cuando me sea posible. Encuentra esos órganos y nos llevaré hacia el Núcleo Negro.