Tane Octavius /21 ⍟

TitleNombreAudio
Introducción{No te acerques a menos que quieras experimentar de primera mano el contenido de mis viales. Soy Tane, un hombre liberado, y planeo seguir siéndolo.

La confianza no es gratis, exiliado. Se gana, y tú aún no te has ganado la mía. Pero tengo algo para darte. Una oportunidad.}{No te acerques a menos que quieras experimentar de primera mano el contenido de mis viales. Soy Tane, un hombre liberado, y planeo seguir siéndolo.

La confianza no es gratis, exiliada. Se gana, y tú aún no te has ganado la mía. Pero tengo algo para darte. Una oportunidad.}

AlquimiaMi maestro decía que la alquimia era la ciencia que convierte a los hombres en idiotas. Cualquier tonto con un alambique trataría de convertir plomo en oro, o formular un elixir de juventud eterna, y el maestro Lucan no era diferente. Pero los hombres como él rara vez ven la magia de la alquimia cuando la miras de cerca: el burbujear repentino de un líquido, el calor aumentando en tus manos, los colores vibrantes y los olores repulsivos. Pierdes mucho conocimiento si miras desde una distancia segura.

En verdad, la alquimia no se trata de convertir una cosa en otra, o crear milagros. Se trata de aislar y extraer. De encontrar pureza entre la confusión.

El maestro de TaneEn Oriath yo servía a un hombre llamado Lucan Octavius, un alquimista adinerado de alto nivel. Lo llamo mi maestro, porque fui tanto su aprendiz como su esclavo. El trabajo de Lucan requería manejar materiales extremadamente peligrosos y a menudo muy calientes. No era la clase de cosa que hacía un hombre de nivel. Así que de esa forma, un esclavo como yo aprendió los matices de las artes alquímicas de primera mano.

Y Lucan, bueno... él no era el hombre que decía ser. Era más peligroso, más explosivo y más inestable que cualquier material que haya tenido que manejar. En público era paternal y afable. En su hogar era violento y lujurioso.

No me arrepiento de lo que le pasó, pero sí del papel que jugué yo.

Exilio{¿Cuántos de los hombres y las mujeres que fueron exiliados eran inocentes? Estamos aquí porque somos violentos, porque violamos las leyes de la tierra.

Maté a mi maestro. No me arrepiento de que esté muerto, solo de que haya sido mi obra. Mi maestro era un hombre enfermo con tendencias oscuras. Una enfermedad de la mente que ninguna alquimia podría curar. Y me pasó esa enfermedad a mí.

Nunca había sido violento antes de ese día. Hasta ese día, no lograba entender cómo un hombre podía tomar la vida de otro. Pero Lucan me hizo sentir una ira que no creí ser capaz de experimentar. Tomó el control. Me forzó a salir de mi propio cuerpo, y para cuando volví a tomar el control, mi maestro estaba muerto.

Esa ira, esa oscuridad sigue en mí, exiliado. Y por eso estamos aquí.}{¿Cuántos de los hombres y las mujeres que fueron exiliados eran inocentes? Estamos aquí porque somos violentos, porque violamos las leyes de la tierra.

Maté a mi maestro. No me arrepiento de que esté muerto, solo de que haya sido mi obra. Mi maestro era un hombre enfermo con tendencias oscuras. Una enfermedad de la mente que ninguna alquimia podría curar. Y me pasó esa enfermedad a mí.

Nunca había sido violento antes de ese día. Hasta ese día, no lograba entender cómo un hombre podía tomar la vida de otro. Pero Lucan me hizo sentir una ira que no creí ser capaz de experimentar. Tomó el control. Me forzó a salir de mi propio cuerpo, y para cuando volví a tomar el control, mi maestro estaba muerto.

Esa ira, esa oscuridad sigue en mí, exiliada. Y por eso estamos aquí.}

CatalizadoresEn la alquimia, algunos cambios son casi instantáneos, mientras que otros requieren paciencia. Probablemente no sea una sorpresa que una profesión que persigue objetivos así de fantásticos como la alquimia no atraiga a las personas más pacientes. Por ello se dio el descubrimiento del catalizador, un aditivo que acelera la transformación sin influenciarla.

Puede que un aditivo así te resulte útil para buscar, por ejemplo, propiedades latentes específicas en ciertos materiales. La clase de cosa que normalmente tomaría muchos años.

ObjetivosLa tarea que te he dado es peligrosa. Enfrentar la crueldad que yace en los vivos, destilada y manifiesta, es algo que no le desearía a nadie. Y sin embargo es lo que te he pedido. Así que debes estar preguntándote, ¿con qué propósito busco aislar esta oscuridad?

Alguna vez creí que era un síntoma de la corrupción que cubre Wraeclast, pero ahora creo que es algo más primitivo y universal. Un elemento de nuestro mismísimo ser, desconocido hasta ahora. Entenderlo mejor es entender mejor la vida en toda su extensión. ¿No es suficiente?

Muy bien. Esta historia no está completa, pero puede que tome tiempo.

VisiónPara conjurar una criatura de oscuridad usamos la carne de los muertos. Destruimos esa carne y extraemos la maldad que la habita para darle forma. Espero que, algún día podamos hacer lo opuesto: destruir la oscuridad sin dañar la carne.

Para eso, he adquirido un icor raro: no hay otro igual en el mundo. Es la esencia misma de un humano. A fines prácticos, es el alma. Este individuo era cruel más allá de toda razón, o eso he oído, aunque no era incapaz de ser amable. Este icor es lo suficientemente robusto para ser inyectado en una entidad de temperamento igual de cruel, y puede recibir vida nueva.

Ahora, imagina si pudiéramos destruir la oscuridad. ¿Podría purificarse esta alma cruel? ¿Podría volver, no solo de la muerte, sino también del precipicio de la condenación?

Ese es mi objetivo real.

PiedadMi maestro estaba al tanto de las maquinaciones de la élite templaria como ella. Siento una especie de hermandad hacia ella. Ambos abandonamos nuestros nombres, aunque ella lo hizo voluntariamente. Ambos quisimos hacer algo con nuestras vidas. Nuestra hermandad termina con la forma en que su nombre se hizo conocido. Puedo apreciar su deseo de conocimiento pero no puedo aceptar los medios que usó para obtenerlo.

Si es cierto que, antes de morir, trató de redimirse, eso arrojaría una luz muy interesante en nuestra exploración de la oscuridad. Quizás es nuestra mortalidad la que nos lleva a hacer el bien y suprimir nuestros impulsos primitivos... Nuestras acciones nos sobreviven, después de todo.

Navali{Mantén tu distancia respecto de ella, exiliado. En una noche horrible, mi maestro incurrió en un ataque de ira y me golpeó hasta el borde de la muerte. Por un momento, me vi a mí mismo caminando por unos extraños salones grises.

Ella estaba allí observándome, sin pestañear, como un heraldo de algo mucho más grande...

Ella estaba allí. Habló. Dijo que unirme a los Salones de los muertos no era mi destino esa noche, pero que nos volveríamos a encontrar. Esas son las memorias borrosas de un niño aterrado y traumatizado, tal vez no más que una tonta pesadilla, pero no puedo dejar de temblar cuando ella me mira con sus ojos violeta... porque sé que me reconoce.}{Mantén tu distancia respecto de ella, exiliada. En una noche horrible, mi maestro incurrió en un ataque de ira y me golpeó hasta el borde de la muerte. Por un momento, me vi a mí mismo caminando por unos extraños salones grises.

Ella estaba allí observándome, sin pestañear, como un heraldo de algo mucho más grande...

Ella estaba allí. Habló. Dijo que unirme a los Salones de los muertos no era mi destino esa noche, pero que nos volveríamos a encontrar. Esas son las memorias borrosas de un niño aterrado y traumatizado, tal vez no más que una tonta pesadilla, pero no puedo dejar de temblar cuando ella me mira con sus ojos violeta... porque sé que me reconoce.}

TukohamaAunque sé poco de mi herencia natural, sé lo suficiente para entender las implicancias de tu victoria contra el Dios karui de la guerra. ¿Su largo descanso lo había debilitado o los dioses han sido sobrevalorados a través de la evolución de los mitos? En cualquier caso, esto sin duda significa que no encontraremos ayuda divina contra la oscuridad intrínseca. No son los guardianes de la humanidad, como muchos creían.

OriathOriath es inhabitable. Recibió lo que merecía, si me lo preguntas. ¿Si siento pena por los muertos? Por supuesto. No soy un monstruo. Pero el dolor y el rencor pueden coexistir. Por suerte para nosotros, no necesitamos vivir en Oriath, solo trabajar, y mi laboratorio subterráneo está prácticamente intacto.

Muestras superioresAunque queda mucho por descubrir sobre los habitantes de Wraeclast y Oriath, quisiera probar mi hipótesis de que la oscuridad no es solo una propiedad del lugar donde vivimos.

He oído un rumor de que hay una forma de experimentar… otros lugares. No soy un experto en esos temas, pero si planeas un viaje así, te sugiero que sigas buscando muestras apropiadas. Y si encuentras alguna que posea oscuridad en gran cantidad, mucho mejor.

Sin este laboratorio, tendría miedo de liberar estas entidades al exterior. Aquí se pueden contener, o incluso controlar.

Muestras superiores{No veo cómo podría estar más feliz con las muestras que has encontrado. Por nuestra seguridad y la de quienes nos rodean, debemos ejecutar la extracción aquí en el laboratorio. Cuando estés listo, coloca las muestras.}{No veo cómo podría estar más feliz con las muestras que has encontrado. Por nuestra seguridad y la de quienes nos rodean, debemos ejecutar la extracción aquí en el laboratorio. Cuando estés lista, coloca las muestras.}

Muestras superioresTu victoria fue un gran alivio. Debo admitir que tuve mis momentos de duda. Desafortunadamente, el charco patético de fluido que está en el suelo, que es todo lo que queda, es la muestra que agregué, y no parece haber sido afectada. La limpiaré y podremos probar de nuevo con otras muestras.

Laboratorio de Tane{Bienvenido, exiliado. Esta mansión y su contenido alguna vez pertenecieron al maestro Lucan. Fue aquí, en este laboratorio, donde se enfrentó a su destino, y yo al mío.

Parece que tras la destrucción de Kitava, a su familia tampoco le fue muy bien. Perdóname por no sufrir por el destino de su familia. Nuestra relación era... complicada.

Si podemos rescatar algo de la destrucción de Oriath en manos de Kitava, es que teniendo acceso a su laboratorio, podemos ser un poco más ambiciosos con nuestras pruebas.}{Bienvenida, exiliada. Esta mansión y su contenido alguna vez pertenecieron al maestro Lucan. Fue aquí, en este laboratorio, donde se enfrentó a su destino, y yo al mío.

Parece que tras la destrucción de Kitava, a su familia tampoco le fue muy bien. Perdóname por no sufrir por el destino de su familia. Nuestra relación era... complicada.

Si podemos rescatar algo de la destrucción de Oriath en manos de Kitava, es que teniendo acceso a su laboratorio, podemos ser un poco más ambiciosos con nuestras pruebas.}

Trozo de carne¿Qué te hace a ti quien eres, o a mí quien soy? Algunos dicen que es el alma, un algo intangible que existe desde antes de nuestro nacimiento y se mantiene más allá de nuestra muerte. Pero he visto almas caminando en esta tierra, y nada las distingue de las ratas y los rhoas.

Es algo más. Algo que ningún hombre ha descubierto. Un susurro. Una llama parpadeante que quema cada centímetro de nuestro ser hasta que no queda nada. ¿Pero qué tal si pudiéramos capturarla antes de que se extinga? ¿Embotellarla? ¿Guardarla quizás? ¿Incluso darle una nueva mecha para volver a arder?

Cerca de aquí encontrarás gran cantidad de seres feroces. Mátalos, corta muestras de su carne y tráelas de vuelta. Descubriremos la esencia del ser.

Trozo de carneEstas muestras que has conseguido, aunque grotescas, esconden incontables secretos en su interior. Carne y sangre, y hueso y médula, son solo un velo. Una máscara que oculta lo que nos impulsa en verdad. Hablo de la Oscuridad intrínseca. Los deseos e instintos básicos contra los que todos luchamos pero rara vez derrotamos. Esta Oscuridad se esconde en nuestro interior y espera un momento de debilidad; un momento para tomar el control. Es una esclavista cruel e invisible.

Pero podemos atraerla para que salga...

Mi maestro lo llamaba Agua del Pecador. Un brebaje que perfeccionó durante gran parte de su vida. Se lo daba a sus hijos y tomaba notas mientras ellos me golpeaban. Honestamente, no creo que este brebaje funcionara más que su elixir de inmortalidad, pero eso no suavizaba sus golpes.

Su fórmula era incorrecta, pero su idea tenía sentido. Mi fórmula, como verás en un momento, sí funciona.

Por favor, arroja las muestras en el frasco y prepara tus armas. Estás por enfrentarte a la oscuridad que nos impulsa.

Trozo de carne{¿Entiendes ahora a qué nos enfrentamos, oriathano? Eso dormía dentro de las criaturas de por aquí cerca. ¿Qué oscuridad yace dentro de mí? ¿O de ti? Y si logramos atraer a esa oscuridad al exterior, ¿podremos ser capaces de atraer lo que nos hace quienes somos?

Piénsalo, porque la próxima vez que nos veamos comenzaremos a buscar la respuesta.}{¿Entiendes ahora a qué nos enfrentamos, oriathana? Eso dormía dentro de las criaturas de por aquí cerca. ¿Qué oscuridad yace dentro de mí? ¿O de ti? Y si logramos atraer a esa oscuridad al exterior, ¿podremos ser capaces de atraer lo que nos hace quienes somos?

Piénsalo, porque la próxima vez que nos veamos comenzaremos a buscar la respuesta.}

Creando un MetamorfoHe alistado otra prueba de inoculación de oscuridad. Todo lo que necesitamos son las muestras. Sepáralas de los cuerpos a los que pertenecen y podremos comenzar.

Creando un Metamorfo¿Tienes las muestras? Entonces, por favor, colócalas en el frasco y prepárate. Si la inoculación falla, la oscuridad se manifestará rápida y violentamente.

Creando un MetamorfoEl progreso lento sigue siendo progreso. No pierdas de vista para qué estamos trabajando.