Incursiones

Incursiones

Una vez alcances el Acto 7, encontrarás a Alva Valai. Alva está intentando buscar la ubicación del templo del tesoro Atzoatl con el uso de antiguas Piedras del Camino que empiezan a aparecer a partir de la Calzada en adelante. Con su ayuda, viajarás en el tiempo dos mil años atrás, al templo de Atzoatl durante su construcción. Durante este tiempo, puedes influir en la construcción del templo de modo que cuando finalmente lo encuentres, esté repleto de tesoros. Dispones de tiempo limitado durante esta visita para influir en el diseño de Atzoatl en la actualidad, pero este tiempo puede extenderse al matar a sus habitantes. Los enemigos no arrojarán botín durante tus Incursiones, pero una vez que se acabe el tiempo, serás devuelto al presente y estarás rodeado por el botín según lo bien que lo hayas hecho. Hay dos objetivos principales que perseguir durante tu incursión: los Arquitectos y los Altares de Pasaje.

Altares de Pasaje

Cada cámara de Atzoatl tiene varias paredes que podrían permitir que se conectasen las cámaras entre sí. Puede que algunas ya estén conectadas, pero muchas no lo estarán. Si durante tu Incursión un enemigo arroja una Piedra de Pasaje, podrás recogerla y colocarla en el Altar de Pasaje, y conectará la cámara en la que estás con una adyacente. Esto es importante porque cuando visites el Templo de Atzoatl en el presente, ¡solo podrás acceder a las cámaras que hayas conseguido interconectar en el pasado!

Los pasajes que ya están abiertos están iluminados de color verde, y los que están cerrados de color rojo.

Arquitectos

En cada Incursión hay dos Arquitectos Vaal. Al matar a uno de ellos, permitirás que el otro escape y pueda mejorar esa cámara con su propia visión. Si el Arquitecto superviviente había influido previamente en el desarrollo de esa sala, ésta será mejorada. Si no es caso, entonces esa sala cambiará a algo que pertenezca a la especialización del Arquitecto superviviente. Por ejemplo, si llegas al Salón del Banquete durante una incursión y matas al Arquitecto de Fortificaciones, y permites de esta manera que el Arquitecto de Toxinas sobreviva, el Salón del Banquete se convertirá en el Jardín Venenoso. Si en una incursión posterior llegas al Jardín Venenoso y matas al Arquitecto de Hierro, y permites de esta manera que el Arquitecto de Toxinas sobreviva, la sala se mejorará a la Cámara de Cultivo.

¡Recuerda en qué cámara están escondidos los arquitectos para no perder demasiado tiempo buscándolos!

Salas

Los tipos y grados de las salas que ayudaste a crear durante tus Incursiones formarán el Templo de Atzoatl en el presente. Cada sala tiene un efecto distinto. Algunos son puramente estéticos mientras que otros te pueden exponer a un riesgo importante a cambio de valiosas recompensas. Al actualizar la Cámara de Cultivo a la Arboleda Tóxica, por ejemplo, llenarás el Templo de Atzoatl con peligrosas plantas venenosas, pero también obtendrás la oportunidad de conseguir un objeto único que no se puede encontrar en ningún otro lugar.

Cada Incursión es una oportunidad para ampliar el templo de Atzoatl para tu futura visita. ¡Planea con antelación!

Buscando el Templo

Una vez hayas realizado suficientes Incursiones, Alva descubrirá la localización de Atzoatl y te ofrecerá la oportunidad de llevarte allí. Por fin, ¡podrás explorar el templo que ayudaste a crear y saquear todos sus tesoros! Después de que hayas visitado el templo en el presente, la próxima vez que encuentres a Alva en el mundo, te ofrecerá la oportunidad de empezar tus Incursiones de nuevo, con un nuevo diseño del templo y con nuevas oportunidades para maximizar tus recompensas.